La Legionela

¿QUE ES LA LEGIONELA?

La legionelosis está incluida dentro de las Enfermedades de Declaración Obligatoria desde el año 1997. La Legionella es una bacteria ambiental capaz de sobrevivir en un amplio intervalo de condiciones físico-químicas, multiplicándose entre 20 y 45 °C y destruyéndose a 70 °C. La temperatura óptima de crecimiento es 35 – 37 °C y su habitat preferido son los biofilms y las aguas estancadas.

Para las personas, estas bacterias resultan peligrosas si están presentes en grandes cantidades en el agua de la ducha y se inhalan a través de la niebla pulverizada. Las consecuencias pueden ser una neumonía grave que, lamentablemente, a menudo puede ser mortal.

FRECUENTE APARICIÓN DE LEGIONELA EN:

  • Sistemas de produccion y distribución de agua caliente
  • Piscinas, jacuzzis
  • Duchas en camping, centros deportivos y colegios
  • Complejos residenciales
  • Climatizadores y humidificadores
  • Casas de fin de semana
  • Hoteles y alojamientos turísticos
  • Hospitales y residencias de ancianos
  • Torres de refrigeración
  • Zonas inutilizadas (tuberías por las que casi nunca fluye agua o muy poca)

EL REAL DECRETO 865/2003, de 4 de julio, establece los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis. Algunos de estos criterios son:

  • Garantizar la total estanqueidad y la correcta circulación del agua, evitando su estancamiento, así como disponer de suficientes puntos de purga para vaciar completamente la instalación, que estarán dimensionados para permitir la eliminación completa de los sedimentos.
  • Mantener la temperatura del agua, en el circuito de agua caliente, por encima de 50 °C en el punto más alejado del circuito o en la tubería de retorno al acumulador. La instalación deberá permitir que el agua alcance una temperatura superior a 60 °C.
  • Mantener la temperatura del agua en el circuito de agua fría lo más baja posible procurando, donde las condiciones climatológicas lo permitan, una temperatura inferior a 20 °C.
  • Disponer en el agua de aporte de un sistema de filtracion según la norma UNE-EN 13443-1.
  • Disponer de un sistema de válvulas de retención, según la norma UNE-EN 1717